Magallanes Renovables logo_negative. ©Magallanes Renovables

©2024 Magallanes Renovables, S.L

Sala de NOticias

Magallanes Renovables alrededor del mundo

energías renovables

El incremento de la temperatura del planeta representa un desafío para la producción de energías renovables.

Una de las consecuencias derivadas del cambio climático es el aumento de la temperatura a nivel global. Para contrarrestarlo, los Gobiernos llevan décadas apostando por el desarrollo de proyectos energías renovables. No obstante, dicho aumento de las temperaturas está siendo un obstáculo para producir energía limpia.

Las olas de calor y los paneles fotovoltaicos

La intensidad de las olas de calor afecta a las células y módulos, disminuyendo su rendimiento ante las temperaturas cada vez más altas. Contrariamente a lo que podría pensarse, los paneles solares no generan más energía cuando el termómetro se dispara. En ese sentido, un estudio estimó en 0,45% la pérdida de eficiencia por cada aumento de 1º en la temperatura. A ello, hay que sumar el coste de garantizar la refrigeración de los paneles, para evitar el sobrecalentamiento.

Por otro lado, la contaminación también contribuye a esta disminución en la producción. Así lo reveló un estudio que demostró que las partículas derivadas de la contaminación humana afectan a las placas solares. La suciedad proveniente del polvo se acumula en su superficie, bloqueando la luz y causando pérdidas de energía.

¿Qué pasa si no llueve?

Los cambios en los patrones de precipitaciones están provocando periodos de sequía y erosión del suelo, así como episodios de lluvias torrenciales e inundaciones. Todo ello, acaba alterando el caudal y el cauce de los ríos.

Este escenario desalentador afectará a las represas donde se genera energía hidroeléctrica. Si este recurso sostenible se queda sin materia prima, de nada sirve que su impacto ambiental sea mínimo. Además, el aumento de la temperaturas puede provocar la evaporación de los niveles de agua de los embalses, alterando la potencia generada en las centrales hidroeléctricas.

Consecuencias para la energía eólica

Los cambios en la velocidad y dirección del viento tienen un impacto negativo en la energía eólica. Esto es debido a que las turbinas se diseñadas para funcionar de forma eficiente para cierto rango de velocidad y orientación. Además, el aumento de la temperatura global disminuye la potencia generada, ya que el aire caliente es menos denso.

A pesar de que es necesario apostar por las energías verdes para fomentar una transición energética sostenible, esas fuentes de energía se enfrentan a los propios retos derivados del excesivo uso de combustibles fósiles.

Lee el artículo completo.